domingo, 17 de febrero de 2008

cabello de angel



Ingredientes
• 1 calabaza de cabello de ángel o
confitera (cidracayote o zapallo) (4
Kg)
• La ½ de azúcar que de calabaza
limpia (1500 g)
Para preparar un delicioso cabello de ángel es imprescindible que consigas comprar
una buena calabaza de cabello de ángel (cidracayote o zapallo). Un hortelano de confianza
deberá asegurarte que la calabaza está hecha, madura. Deberás comprar una que te quepa
en la olla. Cuando la hayas cocinado deberás encontrar las pipas grandes y negras como
indicadoras de la madurez.
Limpia bien la calabaza bajo el chorro de agua y ponla en la olla llena de agua fría,
flotará. Llévala a ebullición lentamente para que no se raje y hiérvela durante unas 2 horas
(menos para las calabazas pequeñas), girándola cada 30 minutos. Cuando está cocida, la
piel de la calabaza cede al presionar con un dedo. Si la calabaza es muy grande, la piel
será muy gruesa y apenas cederá.
Si la calabaza es demasiado grande y no te cabe el una olla puedes abrirla (golpeándola
o cortándola) y limpiarla de piel y semillas (pipas) antes de empezar.
Una vez hervida, déjala enfriar (puede esperar toda la noche) y ábrela sobre una fuente
que recoja el jugo. Con las manos limpias, elimina las pipas y la "cadena" que las sujeta.
Poco a poco vas tirando de las hebras de la pulpa de la calabaza que deberás cortar para
que no resulten demasiado largas. Ve poniéndolo en la olla en la que prepararás el cabello
de ángel. Aún quedará la mayor parte de la pulpa adherida a las paredes. Haz una cuadrícula
con un cuchillo punzante y saca todo o que te queda con la ayuda de una cuchara. Al final,
tendrás que raspar las paredes internas de la piel para aprovechar toda la calabaza.
Una vez tienes toda la pulpa de la calabaza en una olla alta y de fondo grueso, añade
la mitad del peso de azúcar y déjala reposar unas horas. Hiérvelo entonces durante 2 ó 3
horas de manera que se evapore todo el líquido y queden las hebras de cabello de ángel
de un color agradablemente dorado por la caramelización de los azúcares. Habrá reducido
casi a la mitad. Listo, solo te queda envasar y esterilizar los botes que vayas a guardar
Publicar un comentario